miércoles, 24 de septiembre de 2014

Nacido el día de San Juan

Nació el día de San Juan, cálido como el sol en Junio,
a su lado no llegaba el invierno.

Amigo de perros y gatos, favorito de los niños;
coleccionista de tesoros, encuadernador de recuerdos;
experto en crucigramas, doctorado en westerns;
cirujano de paraguas, mecánico de corazones rotos;
contador de pecas, taxista de madrugadas;
Rey Mago, padrino de boda.

El primero que me regaló flores.

domingo, 24 de agosto de 2014

New York: What's next?

Nos guste o no, está claro que todas las modas se generan en la capital del imperio, o sea, Nueva York. Roma necesitó sus legiones pero a los yankees les ha bastado con "Friends" y "Sexo en Nueva York" para conquistarnos a todos.
He calculado que las tendencias del otro lado del charco tardan una media de dos años y medio en instalarse en España. Este último dato no hace falta que os lo toméis al pie de la letra. Confieso que llevo años inventándome porcentajes y estadísticas, así la gente se toma mucho más en serio mis opiniones.
Quizá suene un poco friki pero cuando voy a la Gran Manzana reservo la última página de mi cuaderno de viaje para anotar cosas nuevas que aún no he visto en España pero considero que es sólo cuestión de tiempo que cuajen también aquí. Es como una porra que luego comparto con mis amigas a la vuelta. Ya se ha convertido en una tradición. ¿queréis conocer la de este año?
1.- En España las revistas y blogs ya han empezado a bombardearnos con recetas y marcas comerciales de GREEN SMOOTHIES, zumos y batidos de frutas y verduras que prometen mil beneficios para la salud y la figura. En Nueva York los locales que venden este tipo de bebidas se cuentan por docenas y muchos puestos callejeros han sustituido los perritos y hamburguesas por fruta fresca.

2.- Modernos patrios, siento deciros que vuestras barbas largas ya son demasiado mainstream. Ahora lo más es el BIGOTE ENGOMADO, con las puntas hacia arriba a lo domador de circo.
3.- Aquí conocemos las IMPRESORAS 3D, pero es que en Nueva York ya se encuentran en cualquier feria a pie de calle ofreciendo reproducciones de edificios famosos o figurillas con tu cara. Esto lo veo el año que viene en la Semana Negra.

4.- Los PENDIENTES DE INICIALES chapados en oro, letras pequeñitas que en algunos sitios se venden sueltas para que puedas combinarlas como quieras o bien un par de la misma letra. Las he visto en Etsy y  en American Vintage.
5.- Una tarde iba de en el metro de regreso a Brooklyn cuando se subieron dos chavales negros discutiendo a grito pelado y gesticulando. De pronto se hizo el silencio, le dieron al play, empezó a sonar hip hop a todo volumen y se pusieron a bailar BREAK DANCE colgándose de las barras del vagón como acróbatas del Circo del Sol, fue alucinante. Al final pasaron la gorra y se largaron tan rápido como habían llegado, la gente los aplaudió a rabiar.
6.- En Avilés está prohibido pasear un gato o un hurón, si sacas de casa algo peludo que no sea un perro te puede caer una multa; así que imaginaos qué pasaría si saliésemos a la calle con UNA PITÓN AL CUELLO. Pues esa parece ser la última moda en Nueva York, sacar a tu serpiente a tomar el aire.

7.- Ya lo había visto en la serie "Girls" pero no me lo quería creer. ¡De verdad se lleva servir las BEBIDAS EN  FRASCO! Rezo para que esa costumbre nunca llegue a mi pueblo. Cualquier cosa metida en un frasco de cristal me sabe a pimientos, no puedo evitarlo.
8.- Las MEDIAS DE FUTBOLISTA, de lana y hasta la rodilla, de colores llamativos y combinadas con microshorts. No lo intentes si tienes más de dieciocho años, por favor.

9.- Admito que los locales de AUTOSERVICIO DE YOGUR HELADO son una pasada, pero al mismo tiempo opino que deberían estar prohibidos por la OMS. Ningún niño y casi ningún adulto está preparado para enfilar un pasillo lleno de surtidores y servirse helado y toppings a placer sin perder el norte. No te olvides que a la salida vas a pagar según peso, así que no te emociones.
10.- Cadenas de  COMIDA RÁPIDA ORGÁNICA, como "Dig Inn Seasonal Market" con varios locales  abiertos en Manhattan, que es una especie de Mc Donald's en plan sano, bajo en calorías, sin aditivos ni pesticidas y sustituyendo la Coca-Cola por té helado.

11.- He observado que viste mucho eso de tener un chico, a ser posible un machote barbudo haciendo arreglos con su MÁQUINA DE COSER a la vista del público. Suelen ser tiendas de caballero, con un estilo desenfadado pero carillo; el costurero en cuestión se dedica a subir dobladillos o confeccionar bolsas para la bici a medida.
12.- Esto sí que ha sido una verdadera sorpresa, Nueva York está plagado de consultas de pitonisas a la vieja usanza, con su mesa camilla y su bola de cristal, aunque curiosamente las regentan chicas más bien jóvenes. ¿Tan negro vemos el futuro que tenemos que recurrir al tarot?
Seguramente nunca  llegaremos a ver algunas de estas cosas, otras se instalarán en nuestras vidas para siempre; os recuerdo que no hace tanto que conocimos los spas de uñas, el Pilates o los cupcakes que ahora encontramos hasta en la sopa. El tiempo lo dirá, sólo hay que esperar dos años y medio...

lunes, 18 de agosto de 2014

Libros del Pasaje, Buenos Aires

Cuando llegó el momento de buscar alojamiento en Buenos Aires, no me lo pensé dos veces. Tenía que ser en Palermo Viejo. Tuve la suerte de encontrar un apartamento muy cerquita de la Plaza Italia, mi conexión con el resto de esta gigantesca ciudad a través del subte, que es como llaman allí al metro.
En las últimas décadas la vida moderna y artística porteña se ha trasladado a este barrio, así que fue todo un lujo descubrir los restaurantes y tiendas más punteros de la capital a sólo unas cuadras de casa.
Hay locales que te impresionan, otros que te sorprenden... y existe una tercera categoría, esos que dices: si me quedase en Buenos Aires para siempre estoy segura de que vendría por aquí muy a menudo.
Esa fue la sensación que me transmitió "Libros del Pasaje" desde el primer momento; ubicada en un inmueble antiguo de techos infinitos, es una librería a la vieja usanza con sus estanterías de madera y sus escaleras hasta el techo.
Pero a la vez moderna por sus contenidos, la juventud de sus dependientes y los pequeños guiños en la decoración como estos expositores con ruedas de bici incorporadas.
Desde su inauguración, en 2004 "Libros del Pasaje" realiza presentaciones de libros, colaboraciones con artistas de la zona y actividades para niños. 
Si por algo destaca Buenos Aires es por la cantidad y calidad de sus librerías, sin olvidar a sus libreros, que tienen un profundo conocimiento de su oficio; no hay título, autor o editorial que desconozcan.
Hoy en día, por influencia de las grandes superficies, los libros pasan del top ten al ostracismo en pocas semanas. 
En este establecimiento consideran que esa excesiva rotación es perjudicial, prefieren dar una oportunidad y exhibir durante más tiempo las obras que destacan por su calidad, aunque ya no sean novedad o superventas.
Por si aún no os he convencido para visitar este local, os diré que es lo que se llama allá una tienda-boliche. Es decir, que además de comprarte un buen libro puedes tomarte un café o incluso comer en el café Antonia.
Para el almuerzo me gusta más la terracita semicubierta, muy luminosa y alegre. Para el desayuno o café de media mañana prefiero las mesas de dentro, rodeadas de libros.
Mi manual para disfrutar de "Libros del Pasaje" es el siguiente; admite pequeñas variaciones pero yo os aconsejo que lo sigáis al pie de la letra para mayor disfrute.
Curiosea sin prisas entre la amplia oferta y prueba a comprar algo diferente, un cómic, un poemario, una novela gráfica de esas que están ahora tan de moda, cualquier cosa estará bien si es nueva para ti.
El café Antonia es uno de esos sitios para holgazanear el sábado por la mañana, después de haber dormido hasta tarde, sin prisas, con todo el fin de semana por delante y jazz muy suavecito o bossa nova de fondo.
Así que siéntate a leer el Clarín del sábado con sus mil suplementos y pide un café, que lo ponen muy rico. El vaso de agua se sobreentiende ¡menos mal! Yo es que puedo entender el café con leche sin azúcar, pero no sin agua... Por suerte, fuera de España, te suelen poner una jarrita sin pedirlo.
A lo mejor te crees que vas a conformarte sólo con eso. No sé cómo andarás de fuerza de voluntad, pero yo no recuerdo haberme tomado ni un sólo café en Buenos Aires sin acompañarlo de algo rico, las tentaciones son demasiadas... Así que no sufras y prueba la delicia de frutos secos y miel. ¡Un día es un día!
 LIBROS DEL PASAJE
C/Thames 1762
Palermo Viejo-Buenos Aires

viernes, 8 de agosto de 2014

Junio en Madrid

Cómo me gustan esos días en Madrid en vísperas de un gran viaje: un poquito de cultura y un mucho de relajación y buena comida.

1. Para ser sincera no destaca por la calidad de su café ni por la profesionalidad de sus camareros. A pesar de todo siempre vuelvo al PABELLÓN DEL ESPEJO, porque ¡es precioso! 
Pertenece al Café El Espejo, vecino del café Gijón en el Paseo Recoletos y es un velador acristalado de estilo Art Nouveau. Tiene poco más de veinte años, pero su ambiente te transporta directo a la Belle Époque.
 2. LA MUCCA DE PRADO está de bote en bote cualquier día de la semana y a cualquier hora. Es un sitio estupendo para tomarse un cocktail o una cena sencilla sin pretensiones, probablemente nadie va allí por la comida.
 Pero el ambiente es agradable y la decoración muy cuidada; quizá lo más novedoso es que han incorporado ese concepto de tienda total que está ahora tan de moda: todo está a la venta, desde las velas hasta las sillas.
 3. Qué pena ver que sólo los guiris visitan la Academia de Bellas Artes de San Fernando, es casi una desconocida para muchos madrileños y ni os imagináis todo lo que tiene que ofrecernos. Allí se encuentra la CALCOGRAFÍA NACIONAL, donde se exponen las planchas originales de los grabados de Goya.
4. Desde que la librería barcelonesa LA CENTRAL abrió tienda propia en Madrid, soy clienta asidua. Ya los teníamos en el Reina Sofía y la Fundación Mapfre, pero La Central de Callao, en la Calle Postigo de San Martín es más que un corner en un museo.
Este palacio de mil doscientos cuadrados alberga una selección de libros de todas las materias que te puedas imaginar, un extraordinaria sección de papelería y una cafetería restaurante de lo más acogedor. También organizan presentaciones de libros, consulta su agenda cultural.
5. En realidad LA POSADA DEL LEÓN DE ORO es un hotel que ocupa una corrala clásica madrileña. Pero lo que quiero recomendaros hoy es su enotaberna. La Latina es una zona muy turística y siempre hay algún local dispuesto a darte gato por liebre.
Sin embargo este establecimiento vende calidad; a mí me atrajo en principio por su selección de vinos por copas, pero luego descubrí la Tosta de Solomillo ibérico al Pedro Ximénez con piquillos. Creo que la foto habla por sí sola. 
 6. Para mí Ethel y Norman han sido siempre Katherine Hepburn y Henry Fonda, pero esta versión teatral de EN EL ESTANQUE DORADO, con Lola Herrera y Héctor Alterio me ha dejado impresionada, ahora ya no sabría con cual quedarme. Se representó en el Teatro Bellas Artes (junto al Círculo) hasta el 29 de Junio.
7. Todos lo echamos de hemos echado de menos durante estos tres años, pero ya está de vuelta. El anuncio de TÍO PEPE  de la Puerta del Sol volvió hace unos meses remozado y en nueva ubicación después de que el gigante de la manzana ocupase su antiguo hogar. 
Cuando lo retiraron se armó un revuelo tremendo con recogida de firmas incluida para pedir que se conservase este rótulo que lleva con nosotros más de ochenta años.
8. La librería Panta Rhei es un clásico de Madrid y de este blog. Como ya sabéis tiene una pequeña sala de exposiciones en el piso de abajo y ahí es donde descubrí este verano la obra de ROGER OLMOS. 
Sus imágenes del libro infantil "Sinpalabras" tocan un tema controvertido donde los haya y muy de actualidad, la del maltrato animal, ciertamente sus dibujos hablan por si solos y dan mucho que pensar. Podéis verlos hasta el treinta de agosto en la calle Hernán Cortés, 7.
9. LA AUSTRIACA es una cafetería castiza donde las haya, de esas donde conviven pacíficamente currantes, modernos y guiris desde bien temprano y donde el segundo día ya recuerdan cómo tomas el café . El zumo de naranja es como el de tu madre, un vaso de Duralex hasta arriba y tiene unas tartas y bizcochos caseros que quitan el sentido. Yo cada día pruebo un nuevo: naranja, limón, chocolate... En San Onofre, 3, al lado de Fuencarral.
 10. El ALMENDRO 13, situado en la calle que lleva su nombre, mejor ir entresemana, porque el sábado y el domingo te puedes eternizar para conseguir una de sus diminutas mesas.
Hay muchas cosas ricas en la carta, pero de sus tapas me quedo con las roscas de pan caliente y con los huevos rotos, que vienen con unas patatas en su punto de fritura ideal y con unos palitos de pan artesanos que están buenísimos.
11. De los locales malasañeros, EL RINCÓN me parece de los más auténticos. Vamos, que no parece formar parte de un parque temático hipster como algunos que lo rodean.
Es un sitio alegre y acogedor mañana tarde y noche, donde igual te tomas unas cañas que apañas la comida con una ensaladita rápida o plato casero sencillo, en sus exposiciones temporales se descubre algún que otro talento. Calle Espíritu Santo, 16.

jueves, 31 de julio de 2014

Lillian Bassman: Pinceladas

Ahora que ya ha terminado Photoespaña, ya tengo perspectiva para decidir cual ha sido la exposición que más me ha gustado.
 Y la elegida es la propuesta de la tienda Loewe en Serrano 26: "Pinceladas" de Lillian Bassman. 

Teniendo un connoisseur de la fotografía a mi lado es tentador dejarse llevar y  fiarse de sus recomendaciones; pocas son exposiciones que yo le recomiendo a él, pero de vez en cuando yo también consigo sorprenderlo.
Tras abrirnos una ventana al universo Sartorialista de Scott Schuman o a la vida privada del clan Kennedy en sus anteriores exposiciones, esta vez Loewe nos descubre la obra de una de las fotógrafas de moda más influyentes del siglo XX.
Seguro que os suenan más los nombres de sus colegas Richard Avedon o Robert Frank, pero ¿y si os digo que Lillian Bassman fue mentora de ambos al inicio de sus carreras?
Bassman (1917-2012), hija de inmigrantes ucranianos, se crió entre Brooklyn y el Greenwich Village y desde siempre su vida estuvo ligada a la fotografía.
Hasta se casó con otro fotógrafo Paul Himmel, al que conoció a los seis años de edad en Coney Island. A los quince años ya vivían juntos y su matrimonio duró setenta y tres años.
Durante la década de los cuarenta y cincuenta firmó reportajes icónicos para la revista Harper's Baazar convirtiéndose en una de las primeras mujeres en trabajar la foto de moda.
Ese punto de vista femenino junto con su dominio del claro oscuro, el granulado intencionado de sus imágenes y lo etéreo de las figuras crearon un estilo genuino que nunca pasará de moda.
Igual que la editora de moda Diana Vreeland se inspiraba en el concepto de "The Girl", esa mujer perfecta que ella aspiraba ser de pequeña, Bassman también reconocía que " En mis fotografías proyecto lo me gustaría ser".
Bassman, artista completa, que dominaba el ballet, el dibujo y la pintura reconocía en su obra fotográfica la influencia del mundo del baile y de su pintor más admirado, El Greco. 
A pesar del éxito alcanzado, en los años setenta decidió dar un giro a su carrera y abandonar la fotografía de moda en el convencimiento de que su estilo había pasado de moda. Lamentablemente durante aquella crisis destruyó cientos de copias y negativos que ya no le interesaban.
Afortunadamente uno de sus ayudantes consiguió guardar algunos de ellos y los sacó a la luz en la década de los noventa, lo que suscitó de nuevo un gran interés por la obra de Bassman y provocó que le llegasen nuevas ofertas de trabajo en revistas que no dudó en aceptar a pesar de su ya avanzada edad.
Si te ha gustado el post de hoy te interesará saber que la exposición "Pinceladas" de Lillian Bassman se traslada a la tienda Loewe de Barcelona y podrá visitarse entre el 8 de Septiembre y el 9 de Noviembre.