sábado, 23 de mayo de 2009

Assam: Tés y otras hierbas

Siempre me han gustado las infusiones y en mi casa hay una buena colección de hierbas de todo tipo, aunque hasta hace muy poco, en Avilés era complicado encontrar algo diferente de las bolsitas de té Hornimans de toda la vida.

Por eso, en cuanto conocí Assam, que ya lleva con nosotros desde Septiembre de 2006, me convertí en fan y clienta asidua. Visitar esta tienda es siempre un placer, ¡sobre todo por lo bien que huele! La mercancía se vende a granel, con la ventaja de comprar cantidades pequeñas, desde cincuenta gramos, lo que hace que puedas tener variedad en casa y probar sin miedo.

Además de buenos productos, ofrece la atención personalizada del pequeño comercio de toda la vida, te ayudan a escoger, te invitan a probar nuevas infusiones, te explican las propiedades de cada una y te asesoran sobre su forma y tiempo de preparación. Sin ir más lejos, hoy me han contado que el té negro, cuando se deja reposar menos de tres minutos, es excitante, pero entre tres y cinco, es relajante, porque la teína se evapora. A partir de cinco, es simplemente asqueroso...
Beatriz González, su propietaria, recuerda la tetera con el agua hirviendo a todas horas en casa desde que era pequeña, así que no es de extrañar que haya terminado en este negocio. Uno de sus favoritos es el té verde con jazmín, pero el producto estrella de la tienda es el rooibos, que no contiene cafeína. Esta planta, una de mis preferidas, es de origen sudafricano, tiene propiedades relajantes y antioxidantes, fortalece, cabello, piel y mucosas; y lo más importante: mezclada con plátano o chocolate ¡está deliciosa!
Curiosamente, todas estas infusiones, en su mayoría de origen chino o indio, son distribuidas por proveedores alemanes, que en ocasiones las aromatizan añadiendo frutas o especias: limón, plátano, frutas del bosque, vainilla, canela... Aquellos poco aficionados al té, tienen como alternativa las infusiones de frutas, las tisanas o el mate.

Si quieres sorprender a tus invitados, puedes acompañar el té con este azúcar con vainilla, fresa o limón. Aunque yo, personalmente, lo tomo sin endulzar.

Y si lo sirves en estas tazas y teteras de cerámica japonesa o porcelana pintada a mano, seguro que se van encantados. Un cotilleo: el cantante Víctor Manuel se llevó una taza de porcelana de recuerdo la última vez que actuó en Avilés.
Entre los clientes de Assam se encuentran algunos de los restaurantes y cafés más conocidos de Avilés. Pero también muchos particulares de todas las edades. Si eres de los que dicen que no le gustan las infusiones, te aconsejo que te dejes caer por Assam: seguro que Bea consigue sorprenderte.



ASSAM TÉS DEL MUNDO
C/San Bernardo, 16

2 comentarios:

  1. Ahora están en la Calleja de los Cuernos ¿verdad?

    ResponderEliminar
  2. ¡Sí! Es que este post ya tiene unos añitos...

    ResponderEliminar

¿Qué te parece?