domingo, 6 de marzo de 2011

Pastéis de Belém

Que no te engañen... Nueve de cada diez turistas que toman el tranvía para ir al barrio de Belém no lo hacen para ver los Jerónimos. Ojo, que no insinuo que no merezca la pena visitar el monasterio y pasear por la orilla del Tajo, pero lo cierto es que la verdadera atracción de este barrio lisboeta son sus famosísimos pasteles.

En cualquier pastelería de Portugal te ofrecerán pasteles de nata, y seguro que riquísimos, porque nuestros vecinos tienen una repostería excelente, pero no he probado ninguno que iguale a los de Belém.
Solo los puedes encontrar en esta centenaria pastelaria, que custodia en secreto la receta original del convento de los Jerónimos desde el año 1837, solo los maestros pasteleros de la casa tienen acceso a ella.
Lo ideal es tomarlos calentitos, cubiertos de azúcar glas o canela y acompañarlos de un café o una copita de Oporto. Y a ser posible, de dos en dos... porque uno te sabrá a poco.


Exterior de crujiente y fino hojaldre, interior de crema de nata que se funde en la boca... ¡irresistibles!

Francamente, no entiendo que haya gente que adelgaza durante los viajes. Eso de que en ningún sitio se come como en casa, es mentira, y de las gordas.

Pastéis de Belém

Rua de Belém, nº 84 al 92

Lisboa

+info:http://www.pasteisdebelem.pt/

5 comentarios:

  1. Hummmmmmmmmm, se me hace la boca agua. Sólo he ido dos veces a Lisboa y, en las dos, no faltaron los pasteles de Belém. En la primera también visitamos los Jerónimos... Fue el primer regalo que compré a la que hoy es mi esposa, una caja de pasteles de Belém

    ResponderEliminar
  2. Fernando, por eso se casó contigo, jejeje, no te quepa duda.

    ResponderEliminar
  3. Como mínimo de dos en dos...¡¡¡mmmmmm!!!

    ResponderEliminar
  4. Bieeen!!! Me tomo tus apuntes Eva, de dos en dos, como los pasteles de Belem!
    Genial la entrada, como siempre! ;)

    ResponderEliminar

¿Qué te parece?